Preservar la privacidad en la era del reconocimiento facial

El anonimato p√ļblico est√° muerto. Mientras que esa frase, “anonimato p√ļblico” puede sonar como un ox√≠moron, perm√≠tanme explicarlo: Ya no puede caminar por una calle, visitar una tienda o asistir a un evento sin la posibilidad de que alguien -una entidad gubernamental, un propietario de tienda o un gigante de la tecnolog√≠a- sepa que usted est√° all√≠ y puede rastrear cualquier otro lugar donde haya estado, simplemente por su apariencia f√≠sica.

En 2018, la tecnolog√≠a de reconocimiento facial pas√≥ mucho tiempo en las noticias. Entre la concesi√≥n de licencias de su producto Rekognition a las fuerzas de seguridad, la presencia de prejuicios raciales y de g√©nero en algunas de las tecnolog√≠as actuales y el uso del reconocimiento facial por parte de China para avergonzar p√ļblicamente a las personas que cruzan la calle, est√° claro que la sociedad se enfrenta a cuestiones morales y filos√≥ficas acerca de qui√©n es el propietario y qui√©n deber√≠a tener acceso a su identidad f√≠sica y a la informaci√≥n en el mundo real?

La verdad es que esta conversaci√≥n deber√≠a dividirse en dos partes: ¬Ņqu√© derechos tienen las fuerzas de seguridad/entidades gubernamentales para rastrearnos, y para qu√© permitimos que las empresas accedan y usen nuestras identidades visuales?

Hasta la fecha, gran parte de la atenci√≥n se ha centrado en el uso del reconocimiento facial por parte del gobierno. La ACLU ha concluido que ” La vigilancia de la cara amenaza con enfriar las actividades protegidas por la Primera Enmienda, como la protesta o la pr√°ctica de la religi√≥n, y puede ser utilizada para someter a los inmigrantes a m√°s abusos por parte del gobierno ,” y San Francisco ya ha propuesto una prohibici√≥n del uso de la tecnolog√≠a en la ciudad. Aaron Peskin, miembro de la Junta de Supervisores que propuso la prohibici√≥n, coment√≥ su propuesta: ” Todav√≠a no he sido persuadido de que exista un uso beneficioso de esta tecnolog√≠a que supere el potencial de los actores gubernamentales para utilizarla con fines coercitivos y opresivos.

A medida que esta discusi√≥n se calienta, sin duda habr√° quienes griten: “Si no tienes nada que ocultar, no tienes nada que temer”. A pesar de esta racionalizaci√≥n superficial, espero que las m√°scaras y otros recubrimientos faciales sean cada vez m√°s populares en los espacios p√ļblicos, incluso potencialmente elegantes.

La discusi√≥n m√°s interesante, en mi opini√≥n, es c√≥mo permitimos que las empresas utilicen el reconocimiento facial. La tecnolog√≠a ya es utilizada por Apple para que puedas desbloquear tu iPhone y por Facebook para etiquetar a tus amigos con fotos, y hasta la fecha, la mayor√≠a de estas aplicaciones se han realizado en l√≠nea o bajo nuestro control, y (hasta donde sabemos) a√ļn no se han desplegado en la esfera p√ļblica.

El despliegue p√ļblico es inevitable, sin embargo, ya que los sensores en los veh√≠culos Waymo de Google tendr√°n la capacidad de actuar como una red de c√°maras en itinerancia, identificando a los peatones e incluso manteniendo un registro de d√≥nde han estado (tal y como lo hace Android hoy en d√≠a, es cierto).

Para ser claros, hay muchas aplicaciones beneficiosas y convenientes para los consumidores que se enfrentan a la tecnolog√≠a de identificaci√≥n biom√©trica, como he escrito antes. El control de acceso biom√©trico eliminar√° la necesidad de llaves o llaveros f√≠sicos para su casa, oficina y otras instituciones. Su identidad f√≠sica puede funcionar como una entrada intransferible a un concierto o evento deportivo, mientras que la necesidad de “identificar” a las personas con su permiso de conducir desaparece.

Dado que el despliegue a gran escala de la identificaci√≥n biom√©trica es probablemente inevitable, es imperativo que pensemos en todos los posibles casos de uso nefasto y establezcamos algunas reglas b√°sicas. Lauren A. Rhue, profesora asistente de sistemas de informaci√≥n y an√°lisis de la Wake Forest School of Business, ha comentado sobre el posible uso indebido de la tecnolog√≠a de reconocimiento facial, afirmando: ” El riesgo de ceder cualquier tipo de datos biom√©tricos a una empresa es que no hay suficiente transparencia, no s√≥lo sobre c√≥mo se est√°n utilizando los datos en la actualidad, sino tambi√©n sobre los usos futuros de los mismos.

Para cualquier empresa que desee implantar la tecnología de identificación biométrica/reconocimiento facial en aplicaciones fuera del hogar, es necesario establecer procedimientos operativos estándar lo antes posible. Estas normas deben incluir (como mínimo):

  • Opci√≥n obligatoria: los usuarios deben optar por que su identidad biom√©trica sea escaneada, almacenada y rastreada.
  • Transparencia en la forma en que se utilizar√°n los datos y la informaci√≥n en la actualidad y en el futuro. Esto debe incluir cualquier posibilidad de que terceros accedan o utilicen (an√≥nimamente) estos datos (por ejemplo, publicidad dirigida).
  • No hay datos de compra o venta para asociar la identificaci√≥n biom√©trica con otros datos, como la actividad en l√≠nea, los datos de la tarjeta de cr√©dito, etc.
  • Propuesta de valor clara y transparente para los consumidores: ” Al usar su ID biom√©trico, hacemos m√°s f√°cil para X, Y, y Z.
  • La capacidad de borrar completamente toda la informaci√≥n de identificaci√≥n personal y biom√©trica a voluntad.

Para mí está claro que los gigantes tecnológicos actuales son probablemente incapaces de cumplir las normas propuestas anteriormente. Son demasiado grandes, están enfocados de manera diversa y francamente han cometido demasiados errores con respecto a la privacidad y el uso de datos en el pasado. En su lugar, existe una clara necesidad de una empresa construida desde cero y centrada exclusivamente en la gestión transparente de las identidades biométricas de las personas, divorciada de cualquier otra línea de negocio o flujo de monetización.

Blink Identity es una de esas empresas centrada en la creaci√≥n de una plataforma de gesti√≥n de la identidad √©tica y transparente que proporciona aplicaciones √ļtiles para los consumidores de la tecnolog√≠a de identificaci√≥n biom√©trica. Blink utiliza hardware y software propietario para identificar a las personas que pasan por delante de sus sensores a toda velocidad, compar√°ndolos con una base de datos opt-in para permitirles el acceso a una instalaci√≥n o no. Aunque sus primeros casos de uso son eventos en vivo (ya no hay que hacer cola para escanear las entradas), centros de salud y edificios de oficinas comerciales, las aplicaciones son casi infinitas.

Es importante destacar que el sitio web de la empresa cuenta con una amplia secci√≥n titulada “La privacidad es lo primero”, en la que se destaca su dedicaci√≥n a ser √©ticos, transparentes, responsables y respetuosos.

Un extracto del sitio web de Blink Identity

La fundadora de Blink Identity, Mary Haskett, ha tenido claro desde el principio que la privacidad y la confianza son de la m√°s alta prioridad para la compa√Ī√≠a: ” Quer√≠amos hacer algo con mucho respeto a la privacidad y convertir esto en algo que la gente pueda usar para hacer la vida m√°s f√°cil. Nuestro sistema es totalmente optativo. S√≥lo recibimos datos de usuarios individuales que nos los proporcionan. Si la gente cree que su cuenta de Blink Identity es una violaci√≥n de su privacidad personal, puede borrarla.

Tenemos poco tiempo para establecer los est√°ndares por los cuales nuestras identidades f√≠sicas pueden ser utilizadas por las compa√Ī√≠as con el fin de preservar nuestra privacidad. Cualquier compa√Ī√≠a que desee desplegar tecnolog√≠a de identificaci√≥n biom√©trica fuera del hogar o de Internet debe estar de acuerdo con el uso √©tico, transparente y responsable de dicha tecnolog√≠a, y Blink Identity est√° liderando la acusaci√≥n.

PrivacidadTecnologíaFuturismoGestión de identidadesSeguridadContinuar la discusión